¿Por Qué Cuidar La Piel?

¿Por Qué Cuidar La Piel?

La piel es un tejido vivo y flexible que cubre todo tu cuerpo protegiendo sus estructuras y órganos internos de los agentes nocivos en su exterior.

¿Cuál es su Estructura?

Este vital tejido está compuesto de tres capas fundamentales: capa superior o epidermis, capa intermedia o dermis y la capa inferior o hipodermis. Además contiene vasos sanguíneos y capilares, glándulas sudoríparas y sebáceas, receptores nerviosos y folículos pilosos que realizan un intercambio natural de nutrientes, permitiendo tu interacción con el medio ambiente.

Características de la Piel

 

Algunas de sus características son:

  • Contribuye a regular tu temperatura corporal por medio de la contracción o dilatación de sus vasos sanguíneos.
  • Es más delgada y sensible en tu cara, en especial en la zona de tus párpados y labios, y más gruesa y resistente en la planta de tus pies.
  • Sus receptores responden al tacto, temperatura y dolor. Estos reportan su estado al cerebro continuamente.
  • Se renueva constantemente cambiando sus células muertas. Este proceso de regeneración se realiza naturalmente aunque puede acelerarse por medio de cuidados apropiados.
  • Envejece a medida que nos hacemos mayores, perdiendo su humedad y disminuyendo sus niveles de colágeno y elastina, lo que hace más lento su proceso de renovación.
  • Su principal componente en la superficie es la queratina, una proteína que le proporciona las propiedades de impermeabilidad y resistencia.

¿Por qué es Importante Cuidarla?

Tu piel es el órgano más grande de tu cuerpo. Una de sus principales funciones es proteger tus sistemas internos de los agentes nocivos que se encuentran en su exterior. Por lo tanto, es un indicador sobre tu estado de salud. Si deseas lucir radiante, debes llevar un estilo de vida saludable.

Dentro de tu actividad diaria te expones a factores de envejecimiento incontrolables como la humedad, las temperaturas extremas, el viento, la polución y el sol. Es necesario protegerse de estos factores para evitar sufrir de los signos de envejecimiento prematuro.

Existen factores de envejecimiento controlables como el sueño, el agua, la nutrición, el ejercicio, el estrés y las substancias tóxicas. Aunque muchas veces tu estilo de vida no te admite hacerte cargo de ellos, es importante que generes hábitos diarios que te permitan controlarlos.

A través de los cuidados básicos, especiales y a las técnicas de rejuvenecimiento que emplees en tus rutinas de belleza, lograras   mantener  la piel  saludable, joven y bella.

Fortoul Online

Deja un comentario

Seguir comprando
Su pedido

No tienes articulos en tu carrito